Nuevos ciclos

Semana 1

Nuevos ciclos

12 agosto 2019 Descarga el estudio

> “Les daré un nuevo corazón, y les infundiré un espíritu nuevo; les quitaré ese corazón de piedra que ahora tienen, y les pondré un corazón de carne. Infundiré mi Espíritu en ustedes, y haré que sigan mis preceptos y obedezcan mis leyes.Ezequiel 36:26-27

Objetivo para el mes de agosto

  • A medida que conocemos y crecemos en nuestra relación con Dios también comenzamos a ver cambios evidentes en nuestras vidas. El dar fruto es parte del carácter cristiano, podemos verlo con los frutos del Espíritu (Gal. 5:22-23) y nuestras vidas se vuelven un testimonio evidente para aquellos que no conocen al Señor para que ellos también puedan venir a Él.

Contexto histórico

Ezequiel

El Profeta: Ezequiel es un profeta, hijo de un sacerdote Buzi (1:3) su nombre significa “Dios fortalece” y que fue llevado a exilio, sin embargo su ministerio es muy único en cuanto a las visiones que Dios le permite ver. Por ser hijo de un sacerdote se crió dentro del templo por lo que conocía su funcionamiento, a pesar de que él no pudo fungir como sacerdote en su nación Dios le da una nueva revelación acerca del templo glorificado pero también le permite ver cómo su pueblo ha profanado el templo de gran manera.

Tenía ya 30 años cuando comenzó su ministerio en exilio, que es la edad oficial que los sacerdotes entraban de lleno en las tareas sacerdotales (Cap.1-3). Su nombre solo aparece pocas veces en el libro ya que Dios se refiere a él como “Hijo del hombre”. Su situación era complicada, habían sido llevados cautivos a una tierra ajena y Ezequiel es el responsable de instruir a los exiliados que están con él acerca del castigo que le sobrevendrá al pueblo Judío especialmente en Jerusalén.

Dios anima a Ezequiel a no tener miedo ni a desanimarse por la rebelión de su pueblo. El libro refleja el conflicto emocional entre el hombre que se preparó para ser sacerdote y aquel que Dios llamó para ser mensajero (profeta); el joven que siempre quiso ser sacerdote del templo en Jerusalén tuvo que aprender a adorar a Dios sin templo, sin sacrificios, en tierra extranjera y enseñar al pueblo a hacer lo mismo y sin perder la esperanza de que Dios cumpliría su promesa de restaurarlos al final de la disciplina como ciudad, pueblo y templo (Ez. 33-48)

Autor y Fecha: Ezequiel es el autor de este libro.

  • Primera deportación: se llevó a cabo en el 605 AC después de la batalla de Carquemis (Egipto vs. Babilonia) donde los nobles (Daniel y sus amigos) fueron llevados cautivos a Babilonia.
  • Segunda deportación: en 597 AC durante la segunda invasión de Nabucodonosor y cuando se lleva el botín de los tesoros del Templo. En esta ocasión alrededor de 10,000 judíos son llevados cautivos, incluyendo oficiales, soldados y hasta el Rey Joaquín es llevado (2 Cr. 36:10) (2R 24:14-17). En Babilonia se establecieron junto al río Quebar. (Ezequiel fue deportado en esta fecha)
  • Tercera deportación: durante el 586 AC cuando Babilonia derrota a Jerusalén y el resto de la población es llevada cautiva.

Tema/Ilustración:

  • La Gloria se va del templo: El capítulo 11 del libro de Ezequiel describe una escena clímax en el AT. La Gloria de Dios que había habitado en el Templo desde la consagración de Salomón hasta el tiempo de Ezequiel, finalmente se retira del templo a causa del pecado de Judá.
  • Arrepentimiento: Según se describe Ezequiel, el pueblo de Dios espiritualmente tenía un corazón de piedra, pero la promesa de Dios era regresar, restaurar el corazón de su pueblo una vez que experimentaran la disciplina. Según Cr. 7:14, la redención vendría a través del arrepentimiento.
  • “Buenos y malos pastores”: En el capítulo 34, Ezequiel hace una fuerte denunciación en contra de los sacerdotes que en lugar de tomar su posición y autoridad para instruir, corregir, enseñar al pueblo a seguir y obedecer a Dios, ellos son la causa por la cual el pueblo vive en ignorancia y mueren espiritualmente. Ezequiel al ser sacerdote conoce la responsabilidad que ellos tenían para ser quienes instruyeron al pueblo en el Pacto y fidelidad con Dios, sin embargo son ellos mismo quienes profanan el templo, el pacto y el nombre de Dios.

Mensaje: El mensaje principal de Ezequiel es mostrarle al pueblo en cautiverio que ya estaban viviendo las consecuencias de su infidelidad y pecado en contra de Dios, la presencia de Dios ya no habitaba en medio de ellos y ni siquiera el templo les servía de algo. Sin embargo Dios no los abandonaría, a pesar de la disciplina, Dios traería una futura restauración tanto física (regresar después de 70 años) como espiritual (cambiar sus corazones).

Idea Principal, Motivo de Escritura & Versículo Clave

  • IP: Todas las naciones verán que Dios es justo y es el Dios del juicio y la restauración.
  • ME: Los exiliados creen que están siendo castigados por los pecados de sus antepasados. Creen que su exilio pasará pronto. Para animarlos a que se arrepientan y así poder experimentar la restauración del Señor.
  • Ezequiel 39:28-29:Entonces sabrán que yo soy el Señor su Dios, quien los envió al exilio entre las naciones, pero que después volví a reunirlos en su propia tierra, sin dejar a nadie atrás. Ya no volveré a darles la espalda, pues derramaré mi Espíritu sobre Israel. Yo, el Señor, lo afirmo.

Objetivos claros para mi célula

Queremos que cada líder tenga muy claro el objetivo cada célula, teniendo en mente la meta como Iglesia este año de ser +Fuertes, en nuestro amor por Dios, familia y los demás.

A través de las siguientes preguntas te será más fácil preparar tu célula y dirigir tu ministración al final:

  1. ¿Qué quiero que sepan? Cada uno de nosotros debe saber que no hay nada en nosotros que podamos hacer en nuestras fuerzas para obtener la gracia y la salvación. Solo a través de Jesús, en Él podemos ser adoptados en Nuevo Pacto que es por medio de la Fe en el hijo y sacrificio de Dios para el perdón de pecados y vivir una vida transformada.

  2. ¿Qué quiero que crean? El Espíritu trae convicción de pecado y disciplina a nuestras vidas para poder crecer y vivir la verdadera santificación dentro de lo que Jesús conquistó por nosotros en la cruz y para la eternidad.

  3. ¿Qué quiero que hagan? La Fe en Jesús y la vida en el nuevo pacto traen un cambio de corazón, de actitud y de acción en nuestras vidas para reflejar a Dios y ser testimonios de una vida redimida y justificada por Jesús.

Experiencia

Siguiendo el método de enseñanza de Dios te recomendamos comenzar tu célula con alguna experiencia, historia, anécdota o actividad que refuerce el tema.

Ejemplos:

Desarrollo

1. Juicio y disciplina con propósito

Podemos ver a través del libro de Ezequiel (y la mayoría de los profetas) como Dios usa palabras e imágenes bastante radicales para hablarle a su pueblo. Pareciera como si Dios un momento está feliz y les promete salvación, y en otro vuelve su ira y busca descargarla en su pueblo. Sin embargo, en el antiguo testamento, a partir de Moisés Dios dio al pueblo un Pacto en el cual ellos debían ser una nación que viviría de manera diferente al resto de la naciones paganas, es por eso que la Ley es dada, siguiendo estos caminos ellos conocerán y reflejarán el carácter Santo de Dios.

En Deuteronomio 28 y Levítico 26 Dios muy claramente establece que si ellos escuchan y obedecen a Dios entonces bendiciones vendría, pero si lo ignoraban y se apartaban las maldiciones vendrían. Ezequiel y los profetas están hablando al pueblo cientos de años después de que la ley fue dada durante el tiempo de los reyes. Todas las maldiciones que ellos están hablando en contra de el pueblo no son nada nuevo ya que ese era el Antiguo Pacto que tenían con Dios y a causa de siglo de desobediencia se estaban cumpliendo.

Sin embargo al mismo tiempo que ellos están viviendo las consecuencia de su pecado y desobediencia por haber escogido otros dioses y haber abandonado los caminos de Dios, Él continúa mostrando su amor y misericordia más abundante que el pecado del pueblo. Dios les promete salvación y esto va más allá de la “salvación” política, financiera, territorial, material, y aún étnica porque esta futura salvación no era solo para Israel sino para todo el mundo a través del tiempo; la salvación prometida era un Nuevo Pacto a través de Jesús para todo la humanidad!

A pesar de esta promesa Dios, siendo un Dios misericordioso pero también Justo tuvo que disciplinar a su pueblo, como un padre disciplina a sus hijos, por su manera de actuar y mostrarles que el camino que estaban siguiendo lleva a la muerte y destrucción pero el escuchar y amar (reflejados en obediencia) lleva a la misericordia, salvación y vida en Dios.

> “Les daré un nuevo corazón, y les infundiré un espíritu nuevo; les quitaré ese corazón de piedra que ahora tienen, y les pondré un corazón de carne. Infundiré mi Espíritu en ustedes, y haré que sigan mis preceptos y obedezcan mis leyes.Ezequiel 36:26-27

> “Así como el pastor selecciona sus ovejas, también yo los haré pasar a ustedes bajo mi vara y los seleccionaré para que formen parte de la alianza.Ezequiel 20:37

> “Presten atención y vengan a mí, escúchenme y vivirán. Haré con ustedes un pacto eterno, conforme a mi constante amor por David.Isaías 55:3

> “Porque el Señor disciplina a los que ama, como corrige un padre a su hijo querido.” Proverbios 3:12

> “«Yo, el Señor, te he llamado en justicia; te he tomado de la mano. Yo te formé, yo te constituí como pacto para el pueblo, como luz para las nacionesIsaías 42:6

> “Yo les perdonaré sus iniquidades, y nunca más me acordaré de sus pecados»" Hebreos 8:12

2. El Pacto restaura, la ley esclaviza

> “Pues por medio de Él la ley del Espíritu de vida me ha liberado de la ley del pecado y de la muerte. En efecto, la ley no pudo liberarnos porque la naturaleza pecaminosa anuló su poder; por eso Dios envió a su propio Hijo en condición semejante a nuestra condición de pecadores,para que se ofreciera en sacrificio por el pecado. Así condenó Dios al pecado en la naturaleza humana, a fin de que las justas demandas de la ley se cumplieran en nosotros, que no vivimos según la naturaleza pecaminosa, sino según el Espíritu.Romanos 8:2-4

En Romanos, el apóstol Pablo está explicando la diferencia entre el Antiguo y el Nuevo Pacto, del primero habla el haber sido “liberado de la ley del pecado y de la muerte”. Esto no quiere decir que entonces el primer Pacto era de “pecado y muerte” sino que el primer pacto para empezar, era provisional en lo que venía Jesús a traer la plenitud del Nuevo Pacto, pero el primer pacto no pudo traer salvación y plenitud, como lo haría Jesús, y vemos en el Antiguo testamento y con los profetas, que el Antiguo Pacto el pueblo no lo siguió durante siglos y por eso hubo destrucción, exilio y disciplina ya que ellos no pudieron cumplir con el Pacto con Dios.

El antiguo Pacto estaba sujeto al actuar de las personas, estaba basado en la naturaleza humana que una y otro vez mostró ser infiel e incapaz de cumplir con su parte del Pacto, sin embargo, El Nuevo Pacto fue cumplido en un solo hombre, Jesús, quien a pesar de ser humano, vivió como nosotros pero nunca falló en obedecer a Dios, y vivir de la manera que Dios había establecido, por eso Él fue digno de ser el sacrificio perfecto por el pecado de todas la humanidad, así solamente a través de Él puede haber perdón de pecado y salvación, restaurando así lo que nosotros no podemos hacer por nosotros mismos.

> "Ustedes, pues, son herederos de los profetas y del pacto que Dios estableció con nuestros antepasados al decirle a Abraham: “Todos los pueblos del mundo serán bendecidos por medio de tu descendencia”. Cuando Dios resucitó a su siervo, lo envió primero a ustedes para darles la bendición de que cada uno se convierta de sus maldades»." Hechos 3:25-26

> “Por eso Cristo es mediador de un nuevo pacto, para que los llamados reciban la herencia eterna prometida, ahora que él ha muerto para liberarlos de los pecados cometidos bajo el primer pacto.Hebreos 9:15

3. Un nuevo pacto (La Promesa)

Dios siempre cumple con su Palabra, en ninguno de los dos Pactos el falló a cumplir lo que había prometido. En el primer Pacto la promesa que Él hizo con su pueblo era condicional a su obediencia, si ellos cumplían entonces habría bendición, pero si ellos desobedecían Dios traería la disciplina que él de antemano les había anunciado y como el pueblo escogió desobedecer Dios cumplió su promesa.

En el Nuevo Pacto la promesa de salvación estaba condicionada en la obediencia no de cada individuo sino de un solo hombre que es Jesús, el hijo de Dios que vivió como nosotros en naturaleza humana pero a diferencia de Adán (el primer hombre) Jesús sí cumplió el vivir tal cual como Dios había diseñado que la humanidad viviera.

La promesa de este pacto está basada en la obediencia de Jesús y su sacrificio que fue suficiente para justificar y salvar a la humanidad y esta solamente condicionada en nuestra fe en Jesús para el perdón de pecados y la vida eterna. Así fue como Dios cumplió su promesa para restaurar y restablecer la humanidad con Él para toda la eternidad.

> “Así sucedió, para que, por medio de Cristo Jesús, la bendición prometida a Abraham llegará a las naciones, y para que por la fe recibiéramos el Espíritu según la promesa.Gálatas 3:14

> “Hermanos, voy a ponerles un ejemplo: aun en el caso de un pacto humano, nadie puede anularlo ni añadirle nada una vez que ha sido ratificado. 16 Ahora bien, las promesas se le hicieron a Abraham y a su descendencia. La Escritura no dice: «y a los descendientes», como refiriéndose a muchos, sino: «y a tu descendencia», dando a entender uno solo, que es Cristo.” Gálatas 3:15-16

> “Y haré con ellos un pacto de paz. Será un pacto eterno. Haré que se multipliquen, y para siempre colocaré mi santuario en medio de ellos.Ezequiel 37:26

Aplicación

  1. ¿Realmente entiendo lo que Jesús hizo por mí en la cruz?
  2. ¿Entiendo y vivo de acuerdo al sacrificio que fue hecho por mí?
  3. ¿Entiendo que la gracia me habilita a vivir en obediencia a Dios y no ha vivir en la libertad de hacer lo que yo quiera?
  4. ¿Permito la disciplina de Dios y la recibo con amor sabiendo que es por mi propio bien o ignoro lo que Dios me habla si no es lo que yo quiero escuchar?
  5. ¿Estoy poniendo en práctica las correcciones de Dios viendo en mi vida un crecimiento y cambio constante que lo reflejen a Él?

Ministración

  1. Lleva a tu célula a un tiempo de alabanza y acción de gracias porque Dios ha hecho posible el ser parte de su familia, nos ha regalado la promesa de salvación y perdón de pecado.
  2. En oración lleva a tu célula a pedir al espíritu que limpie, sane y redima nuestras vidas para poder ser un verdadero reflejo de Él.
  3. Puedes practicar la Cena del Señor con tu célula con una mayor comprensión para recordar lo que Jesús hizo por nosotros en la Cruz.
  4. Terminen con una canción de adoración.