Llevando La Palabra

Semana 4

Llevando La Palabra

29 julio 2019 Descarga el estudio

> “Así nos lo ha mandado el Señor: “Te he puesto por luz para las naciones, a fin de que lleves mi salvación hasta los confines de la tierra." ‭‭Hechos 13:47

Objetivo para el mes de julio

  • Conocer a Jesucristo quien no vino a ser servido sino a servir. Ser motivados por el amor de Dios a servir en todas las áreas de nuestra vida y a las personas que tenemos a nuestro alrededor.

Contexto histórico

Jeremías

El Profeta: El libro de Jeremías es una profecía de un hombre que tenía un llamado “divino” desde su juventud para la nación de Judá. Jeremías es el profeta del cual más se conoce en cuanto a su biografía. Era hijo de un sacerdote, Hilcías y descendiente de Abiatar (cf. 1 R 2:26) quien a su vez era descendiente de Elí el sacerdote de Silo. Su llamamiento ocurre a su temprana edad (1:4-10) y continua casi el resto de su vida con profunda pasión. Jeremías es conocido por su temperamento “emocional” esto en consecuencia del estado deplorable de su nación y su comunión con Dios. La vocación profética lo obliga a una constante denuncia de la desobediencia, idolatría y rebeldía de su pueblo. A pesar de que este profeta vive en una constante agonía por su vocación profética, él representa lo que Dios buscaba de su pueblo, “un corazón contrito y humilde, reverente a su palabra” (Is. 66:2). Jeremías realmente representa con profeta con un corazón dolido con un mensaje doloroso para la nación. Jeremías también experimentó en carne propia la persecución a causa del mensaje que Dios le mandó.

Autor y Fecha: El autor de este libro es Jeremías en su gran mayoría aunque también parte pudo ser escrita por Baruc, el “asistente” (escriba), quien por órdenes divinas también permanece con Jeremías por parte de su ministerio. Jeremías profetizó bajo cinco reyes:

  • Josías (640-609 AC)
  • Joacaz (609 AC)
  • Joacim (609-598 AC)
  • Joaquín (598-597 AC)
  • Sedequías (597-586 AC)

Tema/Ilustración: Debido al estados espiritual del pueblo, Jeremías hace el énfasis en:

  • Obediencia: "“Si digo: «No me acordaré más de él, ni hablaré más en su nombre», entonces su palabra en mi interior se vuelve un fuego ardiente que me cala hasta los huesos. He hecho todo lo posible por contenerla, pero ya no puedo más.Jeremías 20:9

  • Éxito VS. Fracaso: la vida de Jeremías enseña que el verdadero éxito de vida y ministerio no se mide en la respuesta de la gente, sino en la obediencia de lo que Dios te manda a hacer. Por décadas, Jeremías profetizó al pueblo y nunca vio el resultado o la respuesta que esperaba del pueblo. Pero él representa el remanente fiel de Dios, su fracaso ante los humanos es el éxito delante de Dios. Su mayor logro fue su fiel obediencia; la obediencia no depende del fruto.

  • Temor de Dios: Jeremías exhibe temor a Dios mientras los reyes exhiben temor al humano.

Mensaje: A lo largo del libro, el mensaje central es que lo que realmente determina el éxito de la vida de una persona es la obediencia y fidelidad a Dios. Jeremías representa esto al contrario del resto del pueblo que vive en constante rebeldía, ni siquiera al ver el castigo de Dios son capaces de arrepentirse. La dureza de corazón les impide volverse a Dios y ponerlo a él como refugio y viven las fuertes consecuencias.

Idea Principal, Motivo de Escritura & Versículo Clave

  • IP: La desobediencia de Judá trajo la consecuencia de romper el pacto con Dios resultando en 70 años en exilio.
  • ME: Explicarles a los exiliados porque estaban en cautividad en Babilonia, ya que no sabían que lo había causado (su pecados). Darles esperanza para una futura restauración.
  • Isaías 12:1-2:Todo este país quedará reducido a horror y desolación, y estas naciones servirán al rey de Babilonia durante setenta años”. »Pero, cuando se hayan cumplido los setenta años, yo castigaré por su iniquidad al rey de Babilonia y a aquella nación, país de los caldeos, y los convertiré en desolación perpetua —afirma el Señor—.»

Lamentaciones

Este pequeño libro es la continuación de Jeremías después de que Jerusalén cayó bajo en mando de Nabucudonosor, rey de Babilonia. Este es un lamento que expresa el corazón de Dios al ver que su pueblo escogió la disciplina y destrucción en lugar de la misericordia que Él les extendió durante siglos. Jeremías es el autor de este libro (2 Cr. 35:25) alrededor de 596 AC después de ver que las palabras que estuvo predicando durante décadas de su fiel ministerio a Dios se volvieron una triste realidad para el pueblo de Judá por su constante desobediencia al Pacto que tenían con Dios.

La estructura de un “lamento” es la literatura Hebrea es así:

  • Invocación a Dios
  • Queja/descripción de la necesidad actual
  • Confesión de Confianza
  • Petición
  • Clamor
  • Apelación al cuidado de Dios
  • Voto de alabanza
  • Declaración de saberse escuchado por Dios
  • Alabanza

Idea Principal, Motivo de Escritura & Versículo Clave

  • IP: El corazón de Dios es quebrantado al ver la destrucción de su pueblo a causa de su desobediencia.
  • ME: Expresar el duelo de Dios por el destino de Jerusalén.
  • Lamentaciones 2:31-33:El Señor nos ha rechazado,pero no será para siempre. Nos hace sufrir, pero también nos compadece,porque es muy grande su amor. El Señor nos hiere y nos aflige, pero no porque sea de su agrado.

Objetivos claros para mi célula

Queremos que cada líder tenga muy claro el objetivo cada célula, teniendo en mente la meta como Iglesia este año de ser +Fuertes, en nuestro amor por Dios, familia y los demás.

A través de las siguientes preguntas te será más fácil preparar tu célula y dirigir tu ministración al final:

  1. ¿Qué quiero que sepan? Dios abrió el camino para reconciliar a su creación, la humanidad consigo mismo a través de Jesús, sin embargo, cuando Jesús vuelve al Padre y el Espíritu Santo es derramado en todas las personas, hombres y mujeres, niños, esclavos y libres, que creen y adoptan la fe en Jesús son ahora los representes de Dios en la tierra, para conocerlo y darlo a conocer.

  2. ¿Qué quiero que crean? Dios no busca hombres y mujeres con capacidades superiores, Dios usa y se mueve en cualquier persona que está dispuesta y es obediente a su Palabra. No hay nada que te descalifica a conocer y dar a conocer a Dios, lo único que nos lo impide somo nosotros mismos.

> "Jehová dijo así: El cielo es mi trono, y la tierra estrado de mis pies; ¿dónde está la casa que me habréis de edificar, y dónde el lugar de mi reposo? Mi mano hizo todas estas cosas, y así todas estas cosas fueron, dice Jehová; pero miraré a aquel que es pobre y humilde de espíritu, y que tiembla a mi palabra.Isaías 66:1-2

  1. ¿Qué quiero que hagan? Entender que para llevar la Palabra y ponerla en práctica comienza por conocerla y ponerla en práctica nosotros mismos. No podemos dar algo que no tenemos, así que el fruto de la relación íntima y continua con Dios y su Palabra tiene como fruto la verdadera evangelización.

Experiencia

Siguiendo el método de enseñanza de Dios te recomendamos comenzar tu célula con alguna experiencia, historia, anécdota o actividad que refuerce el tema.

Desarrollo - Llevando La Palabra con:

1. Entendimiento

Como fue mencionado antes, nadie puede dar algo que no tiene, por eso mismo, cuando hablamos acerca de llevar la Palabra de Dios, dentro de nosotros debe de estar la Palabra de Dios. No solo basta con memorizar algunos versículos y tener un “know-how” de cómo se realiza la “evangelización”, sino que la verdadera evangelización viene de un conocimiento certero y una experiencia real que viene al estar en un continuo contacto con el Espíritu Santo y La Biblia, es Él quien nos da revelación y nos guía en todo momento.

Esdras, es un personaje Bíblico del tiempo “post-exilio” y el fue un gran ejemplo de lo que significa ser un verdadero líder religioso que dedica su vida al conocer y dar a conocer a Dios basado en un verdadero y eficiente fundamento en la Palabra.

> “Esdras se había dedicado por completo a estudiar la ley del Señor, a ponerla en práctica y a enseñar sus preceptos y normas a los israelitas.Esdras 7:10

Estas son las características no solo de un “maestro” sino debería de ser lo que caracteriza al pueblo de Dios. El estudiar la Palabra no es nada más para adquirir conocimiento, sino para adquirir relación más profunda con Dios, para saber cual es su carácter y naturaleza, para saber cual es la naturaleza pecaminosa del ser humano y como abrió Dios un camino para conocerlo.

La Biblia nos da ejemplo tras ejemplo de cómo Dios se relaciona con su pueblo ¿Cómo vamos a tener fe en Dios, sí no conocemos lo que ha hecho a través de la historia? ¿Cómo vamos a saber qué espera de nosotros si no es por su misma Palabra? ¿Cómo sabremos cuál es nuestra herencia y obligaciones como hijos de Dios?

> “Así que la fe viene como resultado de oír el mensaje, y el mensaje que se oye es la palabra de CristoRomanos 10:17

> “Pues por falta de conocimiento mi pueblo ha sido destruido...Oseas 4:6

> “El hombre bueno dice cosas buenas porque el bien está en su corazón, y el hombre malo dice cosas malas porque el mal está en su corazón. Pues de lo que abunda en su corazón habla su boca.Lucas 6:45

2. Devoción

> “Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en la justicia2 Timoteo 3:16

El diccionario define devoción como: “Sentimiento de profundo respeto y admiración inspirado por la dignidad, la virtud o los méritos de una persona, una institución, una causa, etc.

Pero, de acuerdo con Dios, ¿cómo se ve reflejada la devoción en un carácter cristiano? Dios lo que busca de nosotros es un corazón dispuesto pero no solo a hacer lo que me conviene, sino que la devoción a Dios es producida por una convicción real y reverencia a lo que Dios es y ha dicho. Es casi una especie de desesperación por hacer y conocer quien Dios es y eso produce en nosotros un cambio personal pero también hace que lo que hemos recibido de Él fluya también de nosotros siendo testigos de Él.

> “Yo soy la vid y ustedes son las ramas. El que permanece en mí, como yo en él, dará mucho fruto; separados de mí no pueden ustedes hacer nada.Juan 15:5

> “El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para anunciar buenas nuevas a los pobres. Me ha enviado a proclamar libertad a los cautivos y dar vista a los ciegos, a poner en libertad a los oprimidos.Lucas 4:18

3. Pasión en toda circunstancias

El profeta Jeremías, como le hemos estado estudiando es un gran ejemplo de lo que es ser un verdadero ministro de Dios. A pesar de que la circunstancias que Él estaba viviendo, su nación y el mensaje que tenía que hablar de parte de Dios era un mensaje de disciplina, el no tiró la toalla- !Cuánto más nosotros que llevamos las “buenas noticias”. A pesar que su mensaje fue rechazado por décadas, y a pesar de que él mismo ya no podía ni quería seguir dando el mensaje de Dios, él había cultivado una genuina relación con Él y su Palabra y todo su ser expresa, aún en dificultades, la Palabra que en él habitaba.

> "Si digo: «No me acordaré más de él, ni hablaré más en su nombre», entonces su palabra en mi interior se vuelve un fuego ardiente que me cala hasta los huesos. He hecho todo lo posible por contenerla, pero ya no puedo más.Jeremías 20:9

Quisiéramos que siempre que le hablamos a una persona acerca de Dios, predicamos su Palabra o simplemente estamos viviendo un estilo de vida diferente a lo que este mundo está acostumbrado, fuéramos recibidos con brazos abiertos. Muchas veces la respuesta ante el evangelio de Cristo es muy positiva y nos alegramos de ellos, pero en otras ocasiones, no solo no es recibido el mensaje sino que también nosotros no somos bien recibidos. La vida de este profeta y miles y miles más a través de la historia ha sido igual a esto. Sin embargo nuestro gozo y pasión está en Cristo, y nuestra esperanza, compañía, consuelo está en Él.

Testificar a Cristo está lleno de altas y bajas, sin embargo el verdadero éxito no es cuantificable, sino es medido en nuestra verdadera obediencia Dios y no ha los resultados que simplemente vemos en lo natural. La salvación le pertenece a Él nosotros sólo somos el ejemplo para las otras personas de quien es Dios y lo que puede hacer en sus vidas. Nosotros como “testigos” no podemos predicar palabras vacías, sino que nuestras vidas deben de ser un reflejo de lo que predicamos, y eso no significa que debemos de ser “perfectos” sino llevar un constante crecimiento en el camino de Dios y eso es lo que llamamos “santificación”.

> “Pero cuando venga el Espíritu Santo sobre ustedes, recibirán poder y serán mis testigos tanto en Jerusalén como en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra.Hechos 1:8

> “A la verdad, no me avergüenzo del evangelio, pues es poder de Dios para la salvación de todos los que creen: de los judíos primeramente, pero también de los gentiles.Romanos 1:16

> “Sin embargo, considero que mi vida carece de valor para mí mismo, con tal de que termine mi carrera y lleve a cabo el servicio que me ha encomendado el Señor Jesús, que es el de dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios.Hechos 20:24

> “Ni se enciende una lámpara para cubrirla con un cajón. Por el contrario, se pone en la repisa para que alumbre a todos los que están en la casa. Hagan brillar su luz delante de todos, para que ellos puedan ver las buenas obras de ustedes y alaben al Padre que está en el cielo.Mateo 5:15-16

Aplicación

  1. ¿Qué tanto o con que tanta reverencia y devoción he tomado la Palabra de Dios en mi vida diaria?
  2. ¿Cómo puedo crecer en mi conocimiento, estudio y práctica de la Palabra?
  3. ¿Cuál es tu principal motivación en buscar a Dios?
  4. ¿Qué hay en mi corazón que aún me estorba y tengo que desarraigar para seguir apasionadamente a Dios?
  5. ¿Cuál es mi percepción acerca de la “evangelización” y que es lo que Dios realmente define como ello y busca de nosotros?
  6. Si el llevar la Palabra para ti hoy en día es una carga más que un gozo ¿Qué puedo hacer para cambiar mi perspectiva? Pide al Espíritu que te guíe a una relación genuina con él y que no se vuelva una carga o una religión simplemente.

Ministración

  1. Lleva a tu y tu célula a un tiempo de alabanza y acción de gracias porque Dios ha hecho posible el conocerlo a través de su Palabra y porque nos ha dado el mejor regalo que es Jesús y el Espíritu Santo.
  2. Pidan perdón por todas esas veces que pareciera que conocerlo y darlo a conocer se a vuelto más una religión y una carga que simplemente un gozo que fluye del conocerlo.
  3. Pidan como célula y como individuos nuevas estrategias y libertad para predicar su palabra libremente. Como líder pide ser capaz de ver la cualidades y dones de tus discípulos, ya que no todo mundo es igual y Dios se mueve no de una sola formas sino a través de cada uno de manera personal y creativa. Da a el Espíritu la libertad de moverse y expresarse con toda su creatividad y diversidad.
  4. En oración lleva a tu célula a pedir al espíritu que limpie, sane y redima nuestras vidas para poder ser un verdadero reflejo de Él.
  5. Terminen con una canción de adoración.