Estableciendo limites

Semana 4

Estableciendo limites

25 marzo 2019 Descarga el estudio

>“Por lo tanto, esfuércense por cumplir todo lo que está escrito en el libro de la ley de Moisés. No se aparten de esa ley para nada. 7 No se mezclen con las naciones que aún quedan entre ustedes. No rindan culto a sus dioses ni juren por ellos. 8 Permanezcan fieles al Señor su Dios, como lo han hecho hasta ahora.” ‭Josué 16:6-8 NVI‬‬

Algo en que pensar

Dios habló a Josué desde el comienzo de su ministerio para llevar a cabo la conquista de la tierra prometida. Dos instrucciones muy específicas fueron dadas a Josué “No temas” y “No se aparte de ti este libro de la Ley”. La ley es más allá de un sin fin de leyes sin sentido, eran en especial para esta generación de Israelitas, primeramente la revelación del carácter de Dios, lo que le agrada y no le agrada de acuerdo a su Santidad, y en segundo eran las leyes una protección para Israel para verdaderamente ser esa nación “Santa” (diferente) para lo cual Dios los había establecido. Repetidamente Dios le dice a su pueblo “No sean como las otras naciones” esto quería decir que no cayeran en los mismo rituales idólatras, inmorales e inclusive de sacrificios humanos a dioses falso (Ya que la nación de Canaán estaba repleta de estas prácticas).

Las leyes servían este propósito: establecer límites para que los israelitas tuvieran éxito reflejando la santidad de Dios y verdaderamente ser un ejemplo de quien Dios es y de lo que una vida en relación a Él debería de ser. Este era el mandamiento y propósito esencial de la nación de Israel. Sin embargo, después de la conquista y después de la muerte de Josué, comienza el libro de Jueces, donde continúa relatando lo que sucedió después de la conquista y nos encontramos con la nación de Israel ya establecida en la tierra prometida, sin embargo no lograron expulsar a las otras naciones en su totalidad y no supieron poner límites para no mezclarse con ellos. Esto resultó en una fatal mezcla de culturas donde Israel comenzó a adaptar las costumbres de estas naciones que tanto Dios les había advertido que no hicieran.

¿Cómo podría entonces ahora el pueblo de Dios volver a su diseño original y permanecer fiel a Dios sin importar sus circunstancias

Desarrollo

1. ¿Por qué son importantes los límites?

Límites es una palabra que no es ajena en nuestras vidas diarias. Desde que un bebé nace, los padres comienzan a desarrollar rutinas, comienzan a criar a sus hijos de cierta manera, comienzan a precisamente “poner límites” para que ellos crezcan y sean personas que sepan discernir lo bueno de lo malo, lo que les conviene y lo que no, no solo para ellos sino también para cuidar de las personas que están a su alrededor. Los límites son un pilar importante que trae corrección, instrucción y protección. Son una manifestación de amor donde la persona se protege a sí misma y de la misma manera, usados de la manera correcta, traen como resultado buena estima, respeto, guianza y crecimiento.

Muchas veces, sobre todo como cristianos, nos es muy fácil caer en cualquiera de estos extremos: el legalismo o la liviandad. La primera habla de un sistema totalmente rígido donde no hay tolerancia al error. En la palabra lo podemos ver ejemplificado con “los fariseos” que eran maestros de la ley, que conocían cada punto y coma sin embargo no tenían una verdadera relación con Dios y no comprendía el porque detrás de estas leyes que al final de cuentas sirven para conocer a Dios y su naturaleza. Cuando caemos en este legalismo sentimos una necesidad inagotable de criticar y rechazar todo lo que está a nuestro alrededor culpando a las demás personas que no son tan “correctas” como nosotros, pero nos impiden crecer al no ser capaces de reconocer nuestros propios errores y dejamos de “necesitar” a Dios creyendo que ya tenemos todo bajo control.

Por otro lado tenemos el extremo de la liviandad/libertinaje, que es el no tomar responsabilidad ni conciencia de nuestras acciones y del efecto que eso tiene en nuestras vidas y en la de los demás, entregándonos a lo que en ese momento es apetecible y para lo “correcto”. Es la inhabilidad de tomar acción a favor del correcto crecimiento y es peligroso porque los límites de que Dios nos ha dado se empiezan a difuminar con los estándares del mundo y nos llevan poco a poco a apartarnos de la santidad de Dios.

Los límites son un espejo donde podemos examinar nuestras vidas, tanto lo que está pasando internamente como externamente. Quizá esto nos ayude a reconocer donde es donde más necesitamos de la ayuda y guianza del Espíritu Santo para poder corregir los patrones que nos dañan, ya sea cosas que nosotros mismos nos ocasionamos, quizá sean personas que nos están haciendo un daño constante y necesitamos tomar medidas sabías para establecer límites y pueden ser también patrones que hemos aprendido a lo largo de nuestras vidas que nos impiden tener éxito, tanto en nuestra vida cotidiana como en nuestra relación con Dios.

2. Conoce el carácter de Dios a través de su palabra

Dios ha establecido límites, en su Palabra nos demuestra una y otra vez que por la naturaleza pecaminosa del ser humano, necesitamos una guía donde podamos reflexionar y aplicar para vivir nuestras vidas de una manera digna y agradable ante Dios. Así como un padre disciplina a su hijo con amor, de la misma manera Dios corrige nuestras vidas, si nosotros establecemos límites sanos, estamos también amándonos a nosotros mismo y a los demás y esto se vuelve un ciclo sano de crecimiento.

Dios le mandó a Josué “no apartarse del libro de la ley” esto quiere decir, conocer y obedecer lo que Dios ya ha hablado. Josué aún antes de ser el líder exitoso que fue, siempre tuvo como prioridad establecer una relación personal con Dios. La palabra dice que no se apartaba del tabernáculo donde la presencia de Dios habitaba. Así que cuando Dios lo pone como líder de la conquista, Josué ya tenía una trayectoria de fidelidad con Dios y ya conocía su Palabra y a través de su Palabra Dios le revelaba quién verdaderamente es Él y así Josué, siguiendo los principios de Dios, obedeciendo los y enseñándole al pueblo es que pudieron poseer la tierra.

Los límites y las leyes no tienen sentido si es que no entendemos el trasfondo de quien es Dios y porque es importante que llevemos una vida que refleje su Santidad.

>“Ustedes estudian las Escrituras a fondo porque piensan que ellas les dan vida eterna. ¡Pero las Escrituras me señalan a mí!Juan 5:39 NTV

3. Permanece fiel al señor

En el tiempo de los Jueces, la palabra narra como después de que murió Josué:

>“También murió toda aquella generación, y surgió otra que no conocía al Señor ni sabía lo que él había hecho por Israel. Esos israelitas hicieron lo que ofende al Señor y adoraron a los ídolos de Baal. Abandonaron al Señor, Dios de sus padres, que los había sacado de Egipto, y siguieron a otros dioses —dioses de los pueblos que los rodeaban—, y los adoraron, provocando así la ira del Señor.Jueces. 2:10-12

¿Cómo podemos permanecer fieles a Dios? ¿Cómo podemos evitar distanciarnos de Él como lo hizo la generación de Israel después de la conquista?

La fidelidad es algo en lo que se trabaja todos los días es un hábito que cada persona debe de poner como prioridad. El amar a Dios y serle fiel es un constante deseo de agradarle, de construir una relación, de recordar constantemente lo que ha hecho por nosotros y de responder en amor y obediencia. El establecer límites es el tomar acción para proteger también nuestra relación con Dios para no permitir que los deseos de este mundo reemplacen nuestro deseo de estar con Él. No siempre es fácil pero hay decisiones concretas que cada persona sabe que necesita establecer como muro de protección para no olvidarnos de quién es Dios y o que le agrada para vivir una vida donde Él es nuestra prioridad.

Aplicación

  • Busca tenes un tiempo de reflexión y convicción con el Espíritu Santo para que te muestre en qué área necesitas establecer límites.
  • Haz una lista práctica de lo que Dios te revele. Por ejemplo: establecer límites del tiempo de ocio que paso en mi celular e invertirlo en tiempo de calidad con Dios.
  • No hagas de los límites simple rutina. Pídele al Espíritu Santo que te muestre como la falta de ellos ha afectado tu vida y como has tu afectado a los demás y busca la sanidad y restauración.
  • Lee la palabra y analiza cuales son los límites que Dios estableció para su pueblo y qué resultado tuvieron.

Ministración

Da gracias a Dios por el amor que nos demuestra como Padre al establecer límites sanos que refuerzan su carácter en nuestras vidas. Pide al Espíritu Santo que traiga convicción y desarraigue toda mentira que los “límites” son una manera de controlar o manipular de parte de Dios y al contrario pide una mayor revelación del amor del Padre y de lo que significa tener relaciones sanas y funcionales de la manera en la que lo diseñó el Señor. Pide al Espíritu Santo que te muestre en qué áreas de tu vida personal y en las distintas relaciones que llevas necesitas de Su guianza en este tema.