Dispuestos a adorarlo

Semana 1

Dispuestos a adorarlo

01 enero 2019 Descarga el estudio

“—Escrito está: “Adora al Señor tu Dios y sírvele solamente a Él.”

Lucas 4:8 NVI

 

Algo en qué pensar

 

En la historia de los Reyes Magos podemos observar un gran contraste; por un lado están estos hombres sabios (del griego magi: astrólogos) y por el otro lado Herodes rey de Judea. Ambos grupos gozaban de riquezas y poder, sin embargo la diferencia estaba en lo que buscaban. Estos hombres sabios observaban las estrellas buscando el cumplimiento de la promesa del Dios de los Judíos (Num 24:17) mientras que la historia cuenta que, Herodes, cometió atrocidades, incluso asesinó a una de sus esposas y familiares con tal de permanecer en el trono, su búsqueda de poder era implacable.

Tanto, Herodes como los Reyes Magos, tenían en común sus riquezas, era el conocimiento de la venida del Mesías a través de las escrituras, ya que ambos preguntan acerca de estas profecías, los sabios para poder adorar y Herodes para poder “controlar”. La Biblia afirma que la verdadera sabiduria esta en temer y adorar al Único Dios Verdadero, es por eso que la fama de estos hombres llega a nuestros días y celebramos su sabiduría. Sin embargo Herodes es de los personajes más necios que conoceremos, porque amó más las riquezas y el poder que ninguna otra cosa.

Piensa hoy en qué situación estás ¿Qué es lo que más amas? ¿Tu búsqueda de la vida es encontrarte con Jesús, o aferrarte a tu posición y riquezas?

Desarrollo

 

“Después de que Jesús nació en Belén de Judea en tiempos del rey Herodes, llegaron a Jerusalén unos sabios procedentes del Oriente. —¿Dónde está el que ha nacido rey de los judíos? —preguntaron—. Vimos levantarse su estrella y hemos venido a adorarlo.” Mateo 2:1-2 NVI

 

“Así que convocó de entre el pueblo a todos los jefes de los sacerdotes y maestros de la ley, y les preguntó dónde había de nacer el Cristo. —En Belén de Judea —le respondieron—, porque esto es lo que ha escrito el profeta: »“Pero tú, Belén, en la tierra de Judá, de ninguna manera eres la menor entre los principales de Judá; porque de ti saldrá un príncipe que será el pastor de mi pueblo Israel”». Luego Herodes llamó en secreto a los sabios y se enteró por ellos del tiempo exacto en que había aparecido la estrella. Los envió a Belén y les dijo: —Vayan e infórmense bien de ese niño y, tan pronto como lo encuentren, avísenme para que yo también vaya y lo adore. Después de oír al rey, siguieron su camino, y sucedió que la estrella que habían visto levantarse iba delante de ellos hasta que se detuvo sobre el lugar donde estaba el niño. Al ver la estrella, se llenaron de alegría. Cuando llegaron a la casa, vieron al niño con María, su madre; y postrándose lo adoraron. Abrieron sus cofres y le presentaron como regalos oro, incienso y mirra. Entonces, advertidos en sueños de que no volvieran a Herodes, regresaron a su tierra por otro camino.” Mateo 2:4-12 NVI

 

El día de los Reyes Magos es de la tradiciones más celebradas en toda Latinoamérica. A través de los siglos se han agregado elementos a la tradición que no son necesariamente bíblicos, tal es el caso del número de magos y sus nombres; sin embargo, lo más importante de Su visita, es que es la primera manifestación del Mesías como Hijo de Dios hecho hombre al mundo pagano. Jesús vino a traer salvación al mundo entero y estos hombres sabios lo reconocieron

 

“—Escrito está: “Adora al Señor tu Dios y sírvele solamente a él”.” Lucas 4:8 NVI

 

La adoración es exclusiva de Dios, y vemos que Dios a través de la Biblia nos enseña que es sumamente celoso y no quiere que el pueblo le sea infiel adorando otros ídolos. Mateo en su evangelio tiene como prioridad subrayar la identidad de Jesucristo como el Mesías esperado y profetizado en el Antiguo Testamento, y la visita de los Magos confirma su divinidad, porque le rinden adoración y así confirman el plan de salvación que Dios tiene para el mundo entero. La visita de los Magos nos enseña principios importantes.

 

1. Dios cumple Su Palabra

 

Mateo durante todo su evangelio resalta todas las profecías que se cumplen con la llegada de Jesucristo, la estrella que vieron los sabios del Oriente es el cumplimiento de la siguiente profecía:

 

“»Lo veo, pero no ahora; lo contemplo, pero no de cerca. Una estrella saldrá de Jacob; un rey surgirá en Israel. Aplastará las sienes de Moab y el cráneo de todos los hijos de Set.” Números 24:17 NVI

 

2. Jesucristo e Dios y digno de nuestra adoración

 

El hecho de que los sabios le rindieron adoración confirma la divinidad de Jesucristo. Esta es la base de nuestro evangelio, Jesucristo es Dios hecho hombre.

 

3. Haz de tu vida una ofrenda

 

Los Sabios no solamente hicieron un largo viaje hasta encontrarse con Jesús que les pudo haber significado un gran sacrificio y gasto, sino que llevaron regalos dignos de un Rey. Se cree que el oro significa que Jesús es Rey, el incienso que es Dios y la mirra que es hombre. Sin embargo lo más importante de estos regalos es que fueron la provisión que Dios mandó para que José pudiera emprender el viaje de ida y vuelta a Egipto, ya que días antes que fueron a presentarlo al templo no tenían para dar una ofrenda completa de rescate por el primogénito y dieron la ofrenda más sencilla que correspondía a los que menos dinero tenían. A pesar de ser hombres “paganos”, Jesús recibió su adoración y ofrenda. De este modo sabemos que alcanzaron el favor de Dios. Toda ofrenda que ponemos a los pies de Jesús, Dios la usa para llevar a cabo sus planes y su amor a los demás.

 

Preguntas de reflexión

 

Para Los Sabios del Oriente Jesús representaba esperanza, para Herodes una amenaza…

1. ¿Qué representa Jesús para ti?

Puede ser que Jesús represente una amenaza por todo lo que temes dejar...

2. ¿Qué es lo que Dios te está pidiendo?

3. ¿Qué es lo que temes perder?

4. ¿Cuál es la ofrenda que Dios ha puesto en tu corazón?

5. ¿Cómo puedes vivir una vida de adoración y entrega día a día?

 

Ministración

 

  • Guía a tu célula a tomar una decisión este año de darle el primer lugar a Dios,

  • Guíalos en  arrepentimiento por todo aquello que han amado más que a Dios.

  • Renuncien a todo concepto erróneo acerca de Dios, y a todo amor a las riquezas, estatus y poder.

  • Pide al Espíritu Santo una revelación de las cosas eternas y del inmensurable valor de Jesucristo para vivir vidas de adoración y ofrenda.