octubre-2019

Octubre 2019 - Día 1

Juan 16-18, Salmo 30

“ Y la manera de tener vida eterna es conocerte a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien tú enviaste a la tierra.” Juan 18:3

TEMA DEL MES: CELEBRANDO LA VIDA

Jesucristo vino a enseñarnos sobre la vida eterna, y a darnos acceso a ella a través de conocerlo a Él y al Padre. Como Juan enseña, Él es la vida y en Él esta la vida. Vino a deshacer las obras del diablo y a vencer a la muerte por siempre.

Mientras estemos en el mundo, enfrentaremos mucha oposición porque el Reino de los Cielos es completamente diferente, pero esto lejos de desanimarnos dijo Jesús que debe alegrarnos. Él nos dio la promesa de estar con nosotros siempre y enviar al Consolador que nos anima en todo momento.

Jesús no quiere que vivamos apartados del mundo, sino que dentro del mundo vivamos como peregrinos, sin adaptarnos a las formas, costumbres y cultura. Su oración fue:

> "No te pido que los quites del mundo, sino que los protejas del maligno. Al igual que yo, ellos no pertenecen a este mundo. Hazlos santos con tu verdad; enséñales tu palabra, la cual es verdad. Así como tú me enviaste al mundo, yo los envío al mundo. Y me entrego por ellos como un sacrificio santo, para que tu verdad pueda hacerlos santos" Juan 18:15-19

Así que sabemos que no pertenecemos a este mundo, no celebramos como lo hace el mundo, sino que la verdad nos santifica.

Este mes y el que viene están llenos de celebraciones a la muerte, nuestro rol como cristianos no es juzgar al mundo sino testificar de la vida con amor. Sabemos que la muerte fue vencida por Jesucristo al resucitar, y que hoy le rendimos honor y gloria únicamente a Él. Jesucristo vino a darnos esperanza:

> "Pues la voluntad de mi Padre es que todos los que vean a su Hijo y crean en él tengan vida eterna; y yo los resucitaré en el día final." Juan 6:40

> "Y el último enemigo que será destruido es la muerte." 1 Corintios 15:26

La muerte vino al mundo a causa de nuestro pecado, la paga del pecado es la muerte, y ha sido nuestro enemigo desde el principio. Por eso no la celebramos, ni la honramos, sino que con fe testificamos que Jesucristo la venció y con gozo declaramos el día en que será destruída por completo.

Oración:

> Jesucristo gracias por ser mi ejemplo del buen fruto que debo de dar en mi vida, enseñame a siempre cuidar que el fruto que salga de mi, sea un fruto lleno de amor y justicia. Enseñame a estár pegado a la vid y permanecer en ella para poder dar un fruto abundante y ser más como tu. Perdóname por que mi fruto ha sido de la carne y se que mi llamado es ser más como tú, dame revelación y amor para hacer que todo lo que brote de mi sea un fruto dulce y lleno de tu presencia. Que cada día me parezca más a ti y vea tu Reino establecerse en mi vida.

PREGUNTAS DE AYUDA:

Te recomendamos durante tu tiempo devocional tener un diálogo con el Espíritu Santo mientras lees. Hazle preguntas y después también hazte preguntas acerca de lo que leíste. Termina escribiendo una oración, y al final del año te sorprenderás con todo lo que el Espíritu Santo te irá revelando y las oraciones que ha contestado.

  • ¿Qué descubrí hoy acerca del carácter y naturaleza de Dios?
  • ¿Qué hábito necesito cambiar en mi vida?
  • ¿Cómo puedo ser mas fuerte hoy en mi amor por Dios, por mi familia y por los demás?
  • ¿Qué acciones puedo tomar para demostrarles mi amor?